De amor y de palomas por Silvana Sandonato

1956-paris-charles-aznavour (1)

“Ella era delgada y altiva, misteriosa y colmada de pensamientos, como un abeto, como un vástago, como una idea de lo más hondo de la tierra que se eleva al cielo. (…) Liberándose de sí misma se elevaba hacia las alturas, llena de sosegada altivez, con el impulso del abeto, que, no obstante, está atado a la tierra. Difusa en ella había una tonalidad melancólica, parecida al gemir de una paloma silvestre. Era una profunda aspiración que nada desea (…)”

Sören Kierkegaard. Diario de un seductor.

¿Al gemir de una paloma silvestre? ¿En serio? Sören, sabés que te banco a muerte, sos mi filósofo favorito, pero me parece que acá el paloma un poco sos vos. Te la dejo pasar porque seguro que en 1850 esto te rendía.  No sé qué pensarán ustedes, pero a mí no me vengan con que soy como una idea de lo más hondo de la tierra que se eleva al cielo, ni con nada (y menos con algo alusivo al día de San Valentín, por favor). Lo del abeto me gustó, debo confesar. Debe ser porque me gustan los abetos y su perfume. Por el resto, en serio, no sean palomas.

Si bien no todo lo romántico es paloma, en su mayoría sí lo es. Sobre todo cuando es cero original y carece de significación real. Por ejemplo, el chocolatito en forma de corazón. Tiene el mismo gusto que los rectangulares o los redondos y no me hace sentir más amada. Después está el tema de las flores, o peor aún, las joyas. Por algún motivo, ambas cosas me resultan las menos amables sobre la faz de la tierra. El chocolate, por lo menos, me lo puedo comer. Pero una vez más, dejemos mi amargura de lado y pasemos a escuchar algo bueno.

Porque resulta que, como ser humano que soy, me acepto en mi incoherencia y no todo lo paloma me desagrada. Al contrario, hay canciones palomas que me fumo bastante bien y otras que, incluso, me encantan.

She – Charles Aznavour / Elvis Costello

 

Este es un ejemplo de las que me encantan. Es una versión más actual de la perorata de Sören, pero es lindísima. No elegí la versión de Elvis Costello, que es la más actual y conocida, sino la original de Charles Aznavour. La razón es porque cuando canta “Ssssheee” siempre me hace acordar a cómo hablan los viejos que tienen prótesis dental. Como si no se la hubieran adherido bien y el aire, al pasar entre la prótesis y la encía, generara una resonancia particular, sobre todo en las eses. Igualmente, la escucharía una y mil veces y quizás, en una de esas, me dejaría ablandar un poco, quedaría como lo que se ponen los viejos para pegar las prótesis dentales. Después ya volvería a la normalidad.

I want love – Elton John

 

 

Ésta no tiene tanto de romántica ni de paloma. Con esta cubro la parte del amor que decía el título, aunque tampoco es que hurga en las profundidades del sentimiento. Si bien tiene un sonido bien soft, muy beatle mccartniano, y dice muchas veces “love”, compro. Debe ser de las pocas canciones que me gustan de Elton. La conozco porque es de cuando era joven. Además, vale bien la pena detenerse en el video para ver a Robert Downey Jr. en sus buenas épocas, paseándose por hermosos pisos de damero y uno de parquet. Me encantan los pisos de damero.

Tu misterioso alguien – Miranda!

 

Sí, me re va Miranda!. Me acuerdo que cuando éramos bien jovencitos, un amigo y yo, nos jactábamos de que nos gustaba el rock. Una noche, arrastrados por el resto de los amigos, fuimos a bailar. No éramos de bailar, así que nos sentamos al fondo a charlar lo que se pudiera escuchar. Al final de la noche pasaron “Don”. No dijimos nada por un rato pero, casi al terminar la canción, Guille me dice: “Chivi, me gusta Miranda!”. “A mí también, Guille”, respondí. Y nunca más tuve prejuicios sobre la música. Bueno, capaz que sí, pero voy a recordar ese momento como el punto de quiebre. En fin, la palomez está, está el sonido paloma, está todo, pero me gusta Miranda!

Do you want to know a secret? – The Beatles

 

Si bien en los primeros tiempos los Beatles fueron una máquina de hacer canciones palomas, para mí ésta se lleva el puesto número uno. Creo que es por el “tu ra ru” del corito. Es demasiado.

More than this – Brian Ferry and Roxy Music

La incluyo si bien no es una canción con letra paloma para nada. No tiene nada que ver, incluso, con el amor. De hecho te hace pensar bastante. “No hay nada más que esto” dice, refiriéndose a la vida. No sé por qué me parece una canción romántica cuando no lo es. Debe ser porque el sonido es tan ochentoso, el video tan espantoso, Brian Ferry tan acartonado, que parece paloma. Creo que es la parte de “As free as the wind” que la termina por palomear. Pero sin dudas es mi favorita de este top. La adoro. Y adoro la voz de Brian que, aunque parezca realmente que usa prótesis dental, no le hace ningún ruidito al cantar.

Bonus Track del editor: Crowded House – Don’t Dream It’s Over

 

Ámense los unos a los otros y díganse que son como abetos.

Pie de foto: Aznavour en 1956

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>