Ya está en librerías la biografía de Fernando Cabrera

cabrera

“Cabrera según Fernando” es la biografía de unos de los cantautores más emblemáticos de la música uruguaya. Los responsables de llevar la vida de este gran músico al papel son Jorge Temponi y Andrés Pampillón. Según cuentan en el comunicado de prensa, ambos autores tuvieron “innumerables charlas cómplices con el protagonista y así lograron descubrir al verdadero Fernando. ¿Quién es realmente Fernando Cabrera? ¿Cómo es el hombre detrás del artista? ¿Cuáles son sus desvelos, sus obsesiones, sus amores y desamores? ¿Cómo lee el pasado? ¿Qué piensa del futuro?”. “Conocerlo es también conocernos un poco a nosotros mismos” rematan.

A continuación compartimos algunos fragmentos:

Sobre sus comienzos con la guitarra

“Un día, a principios del ’63, con seis años recién cumplidos, se me notificó que iba a empezar a estudiar guitarra. Era algo que no había pedido pero evidentemente fui. Muy tedioso para esa edad, más que nada el solfeo. La gran mayoría de los niños zafaban. Mis hermanos y mis primos también fueron, pero todos dejaron. Yo seguí durante años y di mis exámenes. No se me ocurría dejar, si bien lo deseaba. Aunque un poco me gustaba, obviamente”.

“Entonces empecé a aprender canciones de ese país, y también del incipiente repertorio uruguayo. “Río de los pájaros” de Aníbal Sampayo, o la zamba “Recordándote”, de Zitarrosa -que recién empezaba su carrera por el año ’65 o ’66-. “Canción de cuna costera” de Linares Cardozo, gran autor de Entre Ríos, “Pato Sirirí”, “Zamba de mi esperanza”, “La zamba del indio muerto”, del repertorio de Los Fronterizos… Música que era estrictamente contemporánea”. Sobre la década del ’60 “La humanidad entera -o por lo menos occidente- alcanzó picos de calidad y profundidad en todos los terrenos, como en una especie de Renacimiento breve.

El mundo confluye en darle al consumo artístico calidad e innovación. Coexisten Antonioni con Godard, el “boom” literario latinoamericano con Los Beatles, con Jimi Hendrix, con Bob Dylan, con Tom Jobim, con Chico Buarque, con el nuevo cine norteamericano independiente que rompe con Hollywood; el teatro, la danza, la política, el pensamiento. Acá en Uruguay Daniel Viglietti, Zitarrosa, Rada, Mateo. En Argentina Piazzolla, Almendra. Es la humanidad, no es un país. ¿Cómo pasa eso, en diez años?”.

Sobre el amor

“Se tiene una mirada frívola, ligera del amor, y cuando a determinadas personas nos toca juntarnos y separarnos varias veces se tiende a ver como: ‘ah, la bohemia’. Pero en cada separación puedo asegurar que lejos de acostumbrarte la angustia se suma, porque se acumula también la frustración. Además las separaciones nunca son de un día para el otro, siempre son largos procesos de dolor que duran meses o años. Pero como contrapartida he tenido experiencias hermosas, he conocido personas increíbles que me han dejado mucho”.

Sobre el proceso de la creatividad

“A mí me gusta una canción pero no la puedo explicar bien. Es muy sincera, salió de adentro, muy de adentro. Eso implica que ni vos mismo entendés todo lo que está pasando, que esas ambigüedades para otros propias de la letra para vos también lo son. No es que estás manejando todas las pautas y jugás con eso o especulás. No. A mí me pasa recurrentemente con mis canciones. No entiendo muchas cosas y las dejo porque sospecho que dan algo, o me gusta como suenan las palabras y respeto la musicalidad, las combinaciones y no me pongo a justificar o a desentrañar a fondo”.

Sobre Eduardo Mateo

“Yo me extraño a veces, porque todo el mundo conoce anécdotas de Mateo como alguien medio zarpado, de hacer cualquier metida de pata, pero conmigo nunca se mandó ninguna, siempre se portó bien, incluso era puntual. Y no es que yo tuviera una actitud autoritaria, en absoluto, al contrario, yo lo veía como un genio, el jefe era él, pero conmigo se portaba de manera muy correcta y prolija”.

Sobre Ruben Rada

“No sé si no es el músico que yo más respeto. Me produce escalofríos pensar todo lo que hizo, todo lo que logró, de dónde vino y con qué pocas herramientas. Porque no estamos hablando de clase media-alta, que el papá le compra todo y va a la universidad, no. Todos sabemos que no es esa la historia de Rada. El nació con ese talento musical, melódico, letrístico, rítmico y ha hecho una carrera increíble. Nunca afloja. Ahora que podría aflojar un poco, bajar un cambio, está grabando todo el tiempo, componiendo temas nuevos, se montó un estudio con Montemurro y produce un montón de cosas, participa, inventa. Rada no para”.

Sobre Darnauchans

“Desde MonTRESvideo tenía una relación con Darno y en ese momento estábamos muy pegados, éramos muy amigos y a él le gustaba lo que yo hacía. Cuando se le ocurrió que podía ser uno de sus arregladores, para mí fue tocar el cielo con las manos. Estaba fuera de mi alcance a mis veinte y pocos años tener la responsabilidad de hacer cinco arreglos en el nuevo disco de Darnauchans, pero bueno, así fue. Una gran muestra de confianza de parte de él. A veces nos pasa, nos gusta alguien un poquito más joven, le vemos posibilidades y tenemos una inclinación a apoyarlo. Yo creo que al Darno le pasó eso conmigo y se lo agradezco eternamente”.

El libro ya está disponible en todas la librerías a través de Aguilar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>