Mujeres que me dicen algo (2da parte) por Silvana Sandonato

brigitte-bardot

Sí, ya sé. Las segundas partes no suelen ser muy buenas. No veo por qué esta sería la excepción. Pero decepción hubieses sentido si te hacía leer todo lo que tengo para contar de las chicas que me dicen algo. O sea, no soy tan buena para contar (el tan capaz que hasta sobra[i]).

Aunque si aceptaste una segunda cita es porque tan mal no la pasaste. Se me ocurre que podemos tomarnos un té con leche[ii], ir al cine, no sé. Pero me da la sensación que para esto que tenemos que hablar es mejor ir a los bifes. Acá está la segunda parte de las chicas que me dicen algo.

Marissa Paternoster

Esta piba fue toda una revelación para mí. Me sentí Newton de nuevo. Me voló el moño mal. Con su look andrógino toca la guitarra como los dioses y canta demasiado bien. Es de las que cachetean con una voz severa e imponente. Oriunda de Nueva Jersey, Paternoster parece de lo más normal del mundo, una mina que te cruzás por la calle cualquier día, nada de ropita, de peinaditos, de zapatitos. Pero lo que puede transmitir, en mi humilde opinión, no se encuentra todos los días. Diagnosticada de fibromialgia, enfermedad que ella define como “una enfermedad falsa que te dicen que tenés cuando no saben qué está mal contigo”, admite que su droga preferida es dormir. Su banda más rockera es Screaming Females, pero también tiene un proyecto solista que se llama Noun (que fue el que me conquistó, para qué les voy a mentir). Realmente adoré a esta chica. La tiene tan clara. Hay un documental de Lance Bangs en la vuelta que sigue a su banda de gira que me gustó mucho.

Russian Red

Esta madrileña de nombre Lourdes Hernández es escorpiana igual que yo. De hecho nació cinco días después que yo. Su nombre artístico es el nombre del color del lápiz de labios que otra chiquilina estaba usando. Me resulta muy interesante eso de los nombres de los colores. Yo lo defiendo totalmente. Rojos hay muchos, pero rojo ruso hay uno sólo. No tenés que estar diciendo: “es como un verdecito pero clarito, tirando a verde agua pero no es verde agua” cuando podrías decir que es mint. En fin, estaba hablando de Russian Red. Ella es una cantante de indie folk que tiene tres discos y a mí me gustó desde que escuché “Cigarettes” que es del primero que se llamó “I love your glasses”. Ese disco marcó el puntapié inicial de una nueva ola de artistas folk en España. Por ese entonces, Lourdes era una chiquilina de veintipocos años, de ojos grandotes, se la veía tímida en las entrevistas, pero tenía una voz muy convincente y pegó fuerte a pesar de cantar en inglés, idioma que los españoles no aman demasiado[iii]. Ahora los años pasaron y grabó su tercer disco en Estados Unidos, “Agent Cooper”, como el protagonista de Twin Peaks. De ese disco sale esta canción que tiene un exceso de rojo ruso.

Karen O

Ella en realidad se llama Karen Lee Orzolek, nació en Core del Sur, de padre polaco y madre coreana y también es escorpiana. A diferencia mía ella es la cantante y líder de la banda Yeah Yeah Yeahs (yo no puedo cantar ni en la ducha, ya lo hablamos). Karen es todo un personaje sobre el escenario. Cómo se mueve, cómo mira y bueno, cómo canta, todo es medio hipnótico. Y no me di cuenta yo sola, esta chiquilina anda volando y todo el mundo lo sabe. Me gusta que tenga todo para ser una celebrity y no tenga nada que ver con una. Aunque haya sido nominada al Oscar por “The moon song”, la canción que se me pegó como un chicle al cerebro después que vi la película de Spike Jonze, “Her”. Sin embargo, yo les voy a dejar para que escuchen “Maps” y vean el video. Es una canción de separación. Es preciosa. Dicen que las lágrimas de Karen que se ven en el video son reales porque se estaba separando y todo eso. Y yo pienso que si bien a veces separarse es necesario, otras veces es un balde de agua fría que te cae no sabés de dónde. Cualquiera sea el caso, duele como la puta. Karen, no te preocupes, entre escorpianas nos entendemos.

Amy Winehouse

Bueno, a Amy la tenía que poner porque la adoro. La escucho mucho. Me gusta demasiado su voz y también su pelo. Contaba historias de una persona perdida que estaba tratando de seguir viviendo, pero ya hace unos años que no pudo más y se murió. Creo que a lo último ya no quería saber más nada con Amy Winehouse, se dedicó a autoboicotearse y a tratar de que la gente se olvidara de ella para que pudiera, por fin, hacer algo que quisiera de verdad. Hacía tiempo que subirse a un escenario a cantar no la llenaba de nada más que de alcohol y drogas. Pero ¿cómo podíamos olvidarnos de Amy? Fue una grande y eso no se olvida fácilmente. No creo que nos olvidemos. Si bien ella escribió un montón de canciones, a mí me fascina la versión que grabó y cantó varias veces en vivo de la banda The Zutons, “Valerie”. Pero claro, no encuentro un audio decente en youtube, así que ustedes la pueden buscar en streaming y después me dicen qué les pareció. Voy a poner el video de “Tears dry on their own” donde se puede ver, en un momento, a un señor con un cartel que dice “The end is near”. ¿Sería un indicio de que la muerte estaba próxima para Amy? No idiotas, dejen de inventar estupideces.

Brigitte Bardot

Sí, además de ser actriz, Brigitte también era cantante, y bastante buena. Nació en París en 1934, comenzó su carrera a mediados del siglo XX, se convirtió en la actriz francesa más famosa de la historia y se retiró en la década de los setenta para dedicarse a militar en pro de los derechos de los animales. En su juventud era realmente hermosísima. Y a diferencia de otras y otros, era linda incluso cuando se levantaba a la mañana sin todo el revoque, e incluso era linda en una época en que no existía Photoshop (punto para Brigitte). No se hizo ninguna cirugía y, hoy por hoy, con ochenta pirulos, se le cae toda la cara como debe ser. Hace un par de años salió un documental en que la entrevistan y dice que se retiró jovencita (a los treinta y ocho años) porque estaba sintiendo una especie de indigestión de las cámaras, que nunca se había sentido identificada con el ícono de belleza que era a los ojos del resto y tiró: “de chica yo no era linda. Usaba lentes y tenía estos dientes grandes”. En fin, vayamos al grano. Ustedes se preguntarán cómo es que terminé escuchando a Brigitte, pues de la mano de Serge Gainsbourg, el chico malo de la música francesa. Amé su voz y su gestualidad. Vale la pena escuchar a Brigitte Bardot.

Zooey Deschanel

Zooey realmente me derrite. Ella es, simplemente, encantadora. Otra actriz que canta. Y creo que canta mucho mejor que actúa. Aunque en “500 days of Summer” nos conquistó a todos. No sé, me parece a mí. No es que actúe mal, es que canta demasiado bien. Tiene una voz muy dulce y muy despejada. Además, sus ojos azules y enormes, sus polleras midi[iv] con tablas, su cerquillo impecable y sus bucles hacen que Zooey sea el tipo de chiquilina con la que me casaría. Y no porque sea buenota, sino porque tiene esa cosa como de paz re linda. Formó junto con M. Ward el dúo She and Him y se dedicó a cantar canciones con aire de antaño y otras de antaño posta que le calzan perfecto.

Y bueno, esto fue todo amigos. Me encantaría que nos viéramos una tercera vez, pero eso no va a pasar. No nos mintamos. No sos vos, soy yo.

Ah! Y gracias a los que me comentaron quiénes eran sus chicas que les decían algo[v]. Me hubiese encantado incluir sus recomendaciones, pero me parecía medio careta hablar de chicas que realmente no pasaron por mis auriculares últimamente. No sé, me entró como tremendo moralismo y no pude.



Otra vez, unas pocas notas del autor:

[i] Un poco de falsa modestia nunca viene mal. Y menos si se nota a la legua que es falsa. Creo que uno es modesto falsamente cuando sabe que no es pero quiere ser.

[ii] No se los había dicho antes, pero el té con leche hace felices a las personas. Algunas insisten en que no, pero ya se van a dar cuenta de que sí.

[iii] No es que le pongan subtítulos a las películas, las doblan. En España vas caminando por la calle y hay carteles de “se busca persona para doblajes”.

[iv] Una pollera midi es de esas que llegan hasta por debajo de la rodilla, bastante más en realidad. Para qué gastarnos explicando el largo de la pollera si podemos decir “midi”. Es como lo de los colores.

[v] Esto parece como si hubiesen sido millones de personas. Mi modestia verdadera (o la verdad misma, o sea) me obliga a aclarar que no fueron millones, pero igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>