Buitres: dos horas de clásicos celebrando los discos “Maraviya” y “Mientras”

Yamp_Buitres Trastienda_006

Por Miguel Acosta

Fotos: Pata Torres

En 1993, el productor Alfonso Carbone le dio a Buitres un ultimátum: si no vendía lo suficiente el próximo disco, no iba a editar más trabajos de la banda. Hasta ese momento, los dos discos editados como Buitres no habían vendido más copias que los trabajos editados con los Estómagos. Así fue grabado el disco “Maraviya”: con una espada de Damocles colgando sobre sus cabezas.

Y sucedió el milagro: gracias a una combinación de factores, el álbum se convirtió en un éxito casi impensado para el grupo. Fue uno de los primeros trabajos uruguayos editados en CD, con un sonido muy bueno para la época, que fue muy bien recibido por los medios y sobre todo, por el público. Al poco tiempo de su salida, la banda llenó un Teatro de Verano y lograron realizar una extensa gira por el interior del Uruguay.

En 2003, Uruguay estaba tratando de salir de una de las crisis económicas más grandes de su historia. Esa crisis hizo que cientos de uruguayos emigraran. Los que se quedaron, cambiaron sus gustos musicales. Dejaron de lado la música de “afuera” y se volcaron por la música nacional. Era el momento de auge para banda nuevas, como La Vela Puerca y No Te Va Gustar. En ese panorama, Buitres editó el disco “Mientras”, otro trabajo que los puso entre las más convocantes del rock uruguayo.

Este 2013, decidieron celebrar los aniversarios de dos discos muy importantes para la banda. Este momento los encuentra a punto de empezar una gira por España y en la pre producción de un nuevo álbum. El primer show de estos festejos arrancó el viernes pasado, a las 21:15.

2 horas y 26 canciones después, los Buitres dejaron el escenario de La Trastienda con la alegría reflejada en el rostro. Se habían reencontrado con su público. Un público que los sigue a todos lados. Que agotó las funciones del 17, 18, 24 y 25 de mayo. Que hizo que se agregara una nueva fecha para el 27 de junio y con la perspectiva de sumar más shows. Un público en el que se reflejan los más de veinte años de carrera de Buitres y que en algunos casos seguían a Gabriel Peluffo y Gustavo Parodi desde los Estómagos. Era posible ver entre quienes asistieron al show a cuarentones canosos, a jóvenes de veinte y padres con niños en brazos. ¡Y cómo cambió la forma de ver un show en veinte años! En 1993 se priorizaba el pogo. En este 2013 había más gente preocupada en registrar el show en su celular o cámara que disfrutándolo.

El set list de canciones fue intercalando clásicos de los dos discos homenajeados. De todos los temas que se tocaron el viernes a la noche, sólo hubo cuatro que no formaron parte de estos discos. Uno de ellos fue el clásico Solo, de Estómagos. Otro de ellos, “El tercer deseo”, fue cantado de “yapa”, ya que habían terminado todas las canciones previstas para esa primer noche. 

La banda (ahora quinteto y a veces sexteto, con la inclusión del tecladista Javier De Pauli) se permitió bromear sobre el escenario (Peluffo recordó que ya tiene 48 años con una anécdota respecto a una fan que lo acosaba en el sanatorio donde trabaja como médico) y hasta hicieron tocar a un músico invitado: Tito Souto, bajista de Trotsky, quien se dio el gusto de hacer dos temas con su hermano, el baterista Nicolás Souto.

En definitiva, fue sumamente disfrutable el reencuentro de Buitres con su público y con las canciones de dos discos fundamentales de su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>