Café Tacuba: las nuevas canciones nos renuevan y hacen renacer

yamp

La banda mexicana Café Tacuba está terminando de grabar su nuevo disco. Este trabajo tuvo dos adelantos: las canciones “Un par de lugares” y “Futuro”. El álbum estará a la venta en abril de este año. En la previa, conversamos con el guitarrista Joselo Rangel sobre la industria discográfica, la producción del nuevo material, el trabajo de Gustavo Santaolalla y el renacer que significa escribir nuevas canciones.

Ustedes eligieron el tema “Un par de lugares” para comenzar a difundir el próximo disco de Café Tacuba. ¿Esta canción, es una muestra de por dónde viene el nuevo trabajo de la banda?
No creo que sea el reflejo de lo que es la totalidad del disco. La canción fue de las primeras que empezamos a trabajar y cuando la tuvimos lista nos dijimos “¿para qué esperar?”. La canción salió en setiembre, junto con su video, mientras nosotros seguimos trabajando en el resto de las canciones. No hemos parado de trabajar. Y esto nos entusiasma, sentimos que este es el momento de hacerlo. Sentimos que la forma de distribuir la música es muy distinta a lo que era antes. Antes teníamos que tener un disco completo, escoger un sencillo, empezar a trabajarlo… Eran otro tipo de formas, otro tipo de tiempos. Ahora nos encontramos con esta herramienta que es Internet y que nos da otras posibilidades. Primero salió Un par de lugares, luego saldrá otro tema y su video, “Futuro” y así hasta que salga el disco completo, que será por abril de 2017.

Esta forma de trabajar, ¿hace que el próximo disco sea una seguidilla de canciones que no tengan relación una con otra o ven el álbum como una totalidad?
Nos entusiasma el hecho de poder sacar canciones sueltas pero también nos gusta la idea de un disco que tenga un concepto o un grupo de canciones que tengas una cierta cohesión, que tengan una idea en común. Que te dejen una cierta sensación en común, que te transmitan determinado concepto. Creo que son las dos posibilidades. Mucha gente se podrá quedar con las canciones sueltas y lo podrá ir escuchando una por una. Esto es generacional: hay quienes les gusta escuchar temas y no escuchar el disco entero. Tal vez otra gente, otro público, le guste más esta idea de escuchar todo un disco. Seguramente, esa gente lo haga en un vinilo, se comprará el disco y tendrá esta experiencia que es un poco más completa. Otra gente lo hará escuchando desde otra plataforma, en Spotify o en redes sociales, como YouTube. Cada quien tiene una forma distinta de escuchar la música y no creo que estén peleadas. Yo creo que son experiencias distintas y que pueden convivir.

El nombre de su anterior trabajo, “El objeto antes llamado disco”, de 2012, quizás fue un poco premonitorio en cuanto a esto, ¿no?
Sí, exacto, nosotros pensábamos que nuestro próximo disco quizás no fuera un disco como lo conocíamos hasta ese entonces, sino que fueran canciones sueltas. Y resultó que fuera así como empezamos con este trabajo. Hubo esa idea en el aire. Nosotros, trabajando en este disco, pensamos que podríamos ir sacando canción tras canción tras canción… Esa fue una idea con la que empezamos y cuando nos acercamos a Gustavo Santaolalla y a otra gente nos dijeron que era más interesante que fuera un disco. Nos dijeron que nos ayuda que fuera una obra completa. Y la verdad es que no estamos peleados con ninguna de las dos formas. A lo mejor, luego que saquemos el disco, podamos ir sacando las canciones sin los tiempos que antes se dictaban desde una compañía discográfica.

Y hablando de tiempo, ustedes se tomaron el suyo desde la edición del anterior disco a este trabajo. Pasaron cuatro años y eso no parecen ser los tiempos que dicte una compañía discográfica.
Claro… Y esto se dio porque estamos de gira y ahora los tours duran más que antes. Primero giramos por nuestra ciudad, luego por todo el país y poco a poco ese circuito se ha ido extendiendo. Y queremos seguir expandiendo ese circuito… Y sí, sin darnos cuenta, empezó a pasar el tiempo (se ríe) Y no sé, sinceramente, cuando fue que pasaron cuatro años entre un disco y otro (más risas).

No parece tanto, ¿no?
Es que recién cuando uno hace cuentas se da idea que pasaron cuatro años. Y en esos cuatro años cada uno de nosotros fue haciendo canciones. tirando ideas, hasta darte cuenta que puedes armar un disco nuevo. Las canciones nuevas nos renuevan, nos hacen pensar, a hacernos sentir y darnos cuenta por qué aún estamos juntos.

Ustedes siempre hablan de que se trata de una renovación de un ciclo…
Sí , es un renacer. Hacer una nueva canción es como volver a empezar la banda. Es por esto que admiro a mi compañero y es por esto que sigo aquí. En los conciertos es otra cosa, ¿no? Son como mirar hacia atrás, hacia la nostalgia. El hacer nuevas canciones es mirar hacia adelante.

Una conexión con el pasado es que ustedes siempre han contado con la producción del argentino Gustavo Santaolalla. ¿Cómo fue el trabajo con él en esta oportunidad?
Es la persona, creo yo, que más nos comprende. Él ha crecido en su tarea como productor, como músico, ganó dos Oscar… No es por nada, ¿no? Él ha crecido profesionalmente y también ha crecido nuestra relación con él, tanto en lo personal como en lo laboral. Y es así que siempre pensamos en él cuando tenemos un nuevo proyecto. Nosotros queremos gozar el proceso de crear un nuevo disco y es bueno rodearte de amigos para ese disfrute. Y el resultado de trabajar con Gustavo siempre ha sido el mejor. El trabajo de él no siempre ha sido el mismo: a veces es el del productor, a veces es un consejero, pero siempre ha estado ahí cerca.
En esta oportunidad, él está como productor externo a la banda. Nosotros le presentamos las canciones y él nos dijo “tienen que ir y trabajar más con ellas”. Hizo algunos comentarios puntuales y nosotros seguimos trabajando. Le presentamos otras canciones y nos dijo: “sigan trabajando” (se ríe). Eso hasta llegar a un punto donde se vislumbra una obra total. Y luego empezamos otra etapa, donde sí pone su arte y nosotros mismo lo invitamos para que toque un instrumento. En un par de canciones, al final de ellas, hay unas guitarras que son de Gustavo. Siempre hay colaboración de parte de él.

¿Cómo fue para ustedes armar la canción “Un par de lugares”?
Es uno de los primeros temas que creamos para este nuevo disco. La composición es de Rubén (Albarrán). Él trajo la melodía y la letra. Nosotros, poco a poco, fuimos sumando elementos. Rubén tenía la idea de un ritmo distinto pero finalmente fuimos llegando a este ritmo, que podría decirse bailable, festivo, que te lleva… La verdad es que, cuando trabajamos en una canción, no sabemos a dónde nos va a llevar. Esa es parte de la magia de ser un grupo, de que los cuatro colaboremos. A mi no me sonaba a nada que hubiéramos hecho antes.

Aparte del disco, publican un libro autobiográfico llamado “Bailando por nuestra cuenta”. ¿A qué se debe la salida de este trabajo?

El libro lo hizo Enrique Blanc, que es un periodista mexicano que viene trabajando en estas entrevistas desde hace mucho tiempo. La idea es que saliera para nuestro vigésimo aniversario y la verdad es que se ha retrasado la salida. Igual, se ha ido actualizando. Durante mucho tiempo, como que en Café Tacuba no hablábamos muchos sobre nosotros mismos. La gente no sabía tanto de nuestra individualidades, de nuestra intimidad o de por qué hacíamos tal o cuál cosa. Este era un libro necesario en ese aspecto y para entender la historia del grupo.

UPDL_monograma

Ruben Albarrán los invita a ver el video de la canción “Un par de lugares”

El cuarteto mexicano comenzó el 2017 presentando la canción y el video de otro tema incluido en su nuevo disco: “Futuro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>